#ConsejosAramark: ¿Cómo bajar los kilitos que subí en un par de días?

Las personas tienden a comer desordenadamente o realizar solamente dos a tres comidas al día, por lo que es indispensable cambiar ese hábito y aumentar la frecuencia para reducir el apetito y activar el metabolismo.

¿Cómo bajar esos kilos que subí en un par de días? Es la pregunta que muchos nos hacemos a comienzos de la primavera. Después de varios días de fiestas, buscamos la fórmula o dieta perfecta para bajar ese peso que no es fácil de eliminar. Algunos piensan en “dietas mágicas”, consumiendo batidos de frutas y verduras, solo proteínas o grasas, tomando té verde y dejando los carbohidratos, entre otros. Pero este tipo de dietas solo nos lleva a eliminar líquidos y masa muscular, y no lo que realmente importa: “masa grasa”. 

“La combinación es simple: un 70% debe ser alimentación equilibrada y un 30% actividad o ejercicio físico y, por supuesto, tener siempre la mirada de un nutricionista que te guiará en hábitos de alimentación saludable y un peso adecuado según tu sexo, edad, actividad que realizas, entre otras variables”, explica Evelyn Figueroa, coordinadora y nutricionista de Programas Vida Saludable de Aramark, empresa de servicios de alimentación.

Es importante adquirir el hábito de establecer nuestras comidas y no saltarnos ninguna. Evelyn recomienda desayunar, almorzar, cenar y, además, consumir dos colaciones: una a media mañana y otra a media tarde, lo que nos ayudará a no llegar con tanto apetito a las comidas principales y mantendrá activo nuestro metabolismo.

“Los nutrientes los podemos encontrar en carnes blancas, cereales integrales, lácteos descremados, frutas y verduras, siempre teniendo en cuenta la porción de cada alimento”, señala la nutricionista. Agrega que si bien todos somos diferentes, existen otros consejos generales que nos pueden ayudar:

  • Aumentar el consumo de verduras de distintos colores para obtener los diferentes nutrientes y vitaminas que estas poseen.
  • No consumir frutas en exceso, ideal dos frutas al día.
  • Aumentar el consumo de agua y eliminar las bebidas azucaradas.
  • Tomar la última comida del día, al menos, dos horas antes de dormir.
  • Realizar actividad física, mínimo, tres veces a la semana